Archivo | Cuentos/metáforas y fábulas RSS feed for this section

Lección sobre creatividad con Masterchef.

4 jul

CreatividadComo podéis comprobar, sobre todo los que habéis leído mis últimos post (ESTE o ESTE), no paro de darle vueltas a esto de la creatividad y la innovación en la empresa.

Esta semana estaba en Barcelona con un colaborador de la empresa que me demandaba para un cliente propuestas más creativas, más innovadoras  y me sorprendía que mi mensaje, que constantemente giraba alrededor del concepto de  innovación, no lograba llegar a mi interlocutor.

¿Por qué lo que yo creo que es innovador no consigo que los demás lo vean así?……y parte de la respuesta me llegó en la habitación del hotel viendo Masterchef y es que la breve conversación de Ferran Adrià con una de las finalistas fué una fugaz lección de que todo es tan relativo y que muchas veces tenemos las propuestas de valor tan claras y tan sencillamente planteadas delante nuestra y no somos capaces de verlas (esto me lleva otra vez a mi teoría sobre la importancia de la perspectiva en el liderazgo).

La finalista estaba preparando ostras con crema de almendras. Adrià cogió la cazuela de la crema, la vertió en una copa de cóctel y le preguntó a Eva, la finalista:

-Eva, tu crema, puesta aquí, ¿qué sería?.

-Un zumo – contesto Eva.

-¿Y si la pongo en un plato sopero?, volvió a preguntar Adrià.

-Sería una sopa, dijo Eva.

-Ya, y supón que la pongo ahora en una salsera. Sigue leyendo

El juego de las piedras.

7 ago

Un experto en gestión del tiempo que estaba dando una coferencia puso sobre la mesa de la sala un frasco de cristal y un montón de piedras del tamaño de un puño. “¿Cuántas piedras caben  en el frasco?”, preguntó.

Mientras el público hacia sus conjeturas, fue introduciendo piedras en el frasco hasta llenarlo. Luego preguntó: “¿Está lleno?”. Todos asintieron. Entonces sacó de debajo de la mesa un cubo con gravilla, puso parte de ella en el frasco y lo agitó. Las piedrecitas penetraron por los espacios que dejaban las piedras grandes. El experto volvió a preguntar: “¿Está lleno?”. Esta vez, los asistentes dudaron.

“Tal vez no”, dijo uno, y, acto seguido, el conferenciante extrajo un saquito de arena y la metió dentro del frasco. “¿Y ahora?”, inquirió. “¡No!”, exclamó el público, y tomó un jarro de agua que empezó a verter dentro del recipiente. Éste aún no rebosaba.

Terminada la demostración, preguntó: “¿Qué acabo de demostrar?”. Uno de los asistentes respondió: “Que no importa lo llena que esté tu agenda; si lo intentas, siempre puedes hacer que quepan más cosas”.

“¡No!”, repuso el  experto, y concluyó: Sigue leyendo

¿Me pagará más?, pequeño cuento sobre motivación.

10 feb

Hoy una persona que conozco la han cambiado de puesto en su empresa: más status, más responsabilidad, pero,  ¿han sabido apretar el botón de su motivación?.

A raíz de esto se me ha venido a la cabeza este cuento:

Un director de empresa que acababa de asistir a un seminario sobre motivación llamó a un empleado a su despacho y le dijo: “De ahora en adelante, se le permitirá a usted planificar y controlar su propio trabajo. Estoy seguro de que eso hará que aumente considerablemente la productividad”.

“¿Me pagarán más?”, preguntó el empleado. Sigue leyendo

La historia de la llave.

24 ene

Leía hace poco, una magnifica historia  de Juan Mateo en HSM Global sobre la forma en que estamos intentando buscar soluciones en este entorno tan complicado. Puede ser que no las  encontremos por que las buscamos dónde no las hay, por qué las seguimos buscando con viejos métodos y  en un pasado lleno de experiencias que, ante la nueva situación, no sirven de mucho.

Una noche, mientras paseaba por mi barrio, me encontré a un hombre que buscaba desesperadamente algo. Me sorprendió observar que, mientras se llevaba las manos a la cabeza y decía sin cesar, “¿dónde se habrán caído?”, daba vueltas y vueltas dentro un círculo muy reducido cuyo centro era una farola…

Me acerqué y le pregunté si le podía ayudar. Cuando me respondió me di cuenta de que, además, estaba algo bebido.

- ¿Puedo ayudarle?
– Sí, claro, por supuesto…
- ¿Qué ha perdido?- le pregunté mientras comenzaba a buscar sin saber qué buscaba.
- Las llaves de mi casa. ¡¡Las malditas llaves de mi casa!!- me contestó con un tono pastoso de voz y unos ojos brillantes y enrojecidos.
- No se preocupe- le dije para tranquilizarle-seguro que las encontramos. Sigue leyendo

¿Da buenos resultados el autoengaño?

28 jul

Al comenzar a redactar el post, me vino a la cabeza un libro Paul Austertitulado “La música del azar” que me recomendó mi compañero de “HABILIDADES DIRECTIVAS”  Alfredo Alcalá.

En un momento dado el protagonista, Jim Nashe hace alusión al libro deRousseau titulado “Las Confesiones” y describe el pasaje donde Rousseau está en un bosque tirando piedras a los árboles.

“Si doy a ese árbol con esta piedra, se dice Rousseau, entonces todo me irá bien en la vida a partir de ahora. Tira la piedra y falla. Esa no cuenta, se dice, y coge otra y se acerca varios metros al árbol. Vuelve a fallar. Esa tampoco contaba, se dice,  y entonces se aproxima aún más al árbol y busca otra piedra. Falla de nuevo. Esa no ha sido más que la última tirada de calentamiento, se dice, es la próxima la que verdaderamente cuenta. Pero, para asegurarse,  esta vez se acerca mucho al árbol, situándose justo delante del blanco. Ahora está a unos treinta centímetros, lo bastante cerca para tocarlo con la mano. Entonces lanza la piedra directamente contra el tronco. Éxito, se dice, lo logré. De ahora en adelante, mi vida será mejor que nunca.”

Utilizando estas líneas de Rousseaou podemos extrapolar a lo que pasa habitualmente en nuestra vida personal y profesional, en la empresa. Yo diría que si pensamos en el corto plazo, esto del autoengaño, ni tan mal: la frustración por no cumplir nuestros objetivos o ciertas expectativas se ve rebajada con esta forma de protegernos. Al pensar más en el largo plazo, debemos de tener cuidado de no caer en el pozo de la mentira y que, siendo conscientes de que nos movemos en la irrealidad nos provoque desmotivación, ansiedad, desengaño, etc.

Para escapar del autoengaño debemos de pensar, sentir y actuar (os suena?) respecto a lo que esta sucediendo ahora y no en función de lo que me gustaría. Sigue leyendo

La confianza o “si tu me dices ven, lo dejo todo”.

5 jul

Viene el verano, las vacaciones y el calor que nos hace bajar un poco la productividad pero me gustaría aprovechar esta temporada para recuperar algún post interesante de los que publiqué en  “Habilidades directivas”.

Hablando de confianza recorde  lo que leí en su momento de  Albert Jovell cuando decía que más del 60% de los trabajadores no confía en su jefe directo, dato preocupante si consideramos que adaptarse al CAMBIO, la COMUNICACIÓN, el COMPROMISO y la CONFIANZA son lo que diferencian a un equipo de trabajo de un equipo ganador.

Todos conocemos empresas donde sus directivos se enorgullecen de contar con un gran equipo y cuando metes un poco el dedo te das cuenta que la comunicación no es fluida con lo cual no se comparten  todas las ideas, ni los problemas ni tan siquiera estan instaurados  procesos de trabajos comunes porque no hay confianza entre el ”equipo” o entre las personas de ese “equipo” y dirección.

Como va todo unido, la falta de confianza mina el compromiso y las personas dejan de tomar decisiones, se vuelven incongruentes, etc. Han perdido esa fuerza que estimula y entusiasma: Es el fin del equipo y un grave problema para la empresa.

Es responsabilidad del líder crear un clima de compromiso, comunicación y confianza con acciones encaminadas a servir de apoyo a su equipo, estando  cercano a su gente, escuchándola y siendo honesto. Estas son las bases que fomentan la confianza y que como afirma Jovell, hace que las empresas sean más productivas.

Lo que debemos de tener claro es que la confianza no nace fuera, nace en nosotros mismos cuando estamos convencidos de nuestras aptitudes y de como afrontamos nuestras acciones diarias. Como todo, lo primero es confiar en nosotros mismos, sino partimos de aquí es imposible creer que los demás confian en nosotros. Sigue leyendo

Busca a alguien a quien culpar.

22 may

Recupero un viejo post que publiqué hace ya un año en Habilidades Directivas sobre la “suerte” que tienen algunas personas de encontrar siempre a alguien a quien culpar por el trabajo mal hecho.

Pero como dije en su momento, no pretendo hablar de los que echan la culpa a todos de todo si no de aquellos que echan la culpa a los demás por que se creen que son los únicos perfectos.

Todos tenemos algún conocido que se cree perfecto (incluso nosotros nos lo podemos llegar a creer). Los perfectos pasan por ser personas que no suelen escuchar, lo de la empatía les queda lejos, la humildad para qué, etc,etc. La suma de estos elementos y algunos otros conforman  una persona que no es capaz de tener perspectiva y poder analizar las situaciones desde otros puntos de vista que no sea su punto de vista perfecto.

Hay quien dice que el ego y el orgullo excesivo son lo que provoca en estas personas su imposibilidad de asumir ciertas responsabilidades provocadas por sus actos y consiguientemente acaban echando la culpa de todo a los demás.

El miedo al fracaso, a no saber enfrentarse a los reveses hace que nos dediquemos a buscar a alguien a quien culpar y esta búsqueda no nos deja centrarnos con claridad en el origen del problema,  nos cerramos posibilidades y empequeñecemos como personas ante nosotros y ante los demás.

Quizás nos falte un punto de autocrítica, que entiendo que es signo de madurez, para poder superar esta manera de actuar y no hacer como el protagonista de esta pequeña historia:

Cuando Pedro bajaba  de la terraza de su casa, dónde  acababa de hacer la siesta, da un traspié al pisar un escalón y rueda escaleras abajo.

-Pero, ¿qué pasa?- le grita su mujer que, desde la cocina, ha oído el ruido de su caída.

-Nada importante- responde Pedro poniéndose en pie como puede-. Ha sido mi abrigo, que se ha caído por la escalera.

-¿Tu abrigo?….Pero ¿y ese ruido?.

-El ruido ha sido porque yo iba dentro.

La Sabiduría de los Cuentos de A. Jodorowsky

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 174 seguidores