La paradoja de la supervisión

 Guido Stein afirma en su libro «Cambiar o no cambiar: esa es la gestión» que la supervisión del equipo ocasiona efectos perversos que se potencian entre sí; por un lado está el que afecta a los subordinados, pues en la medida en que se sienten más controlados desarrollan menos sus competencias de autodirección y automotivación, que acaba desembocando en falta de confianza en su propio trabajo.

Cuanto más se controla a un subordinado, más posible es que éste perciba que necesita tal control.

Por otro lado, si a un directivo se le encarga controlar y coordinar un grupo, se suscitara una tendencia natural a perpetuar dicha tarea: no sólo se verá en la necesidad de buscar que cosas ha de vigilar, sino que, probablemente, promoverá situaciones que precisen su supervisión. Está en juego la justificación de la necesidad y relevancia de su actividad dentro de la organización.

 

2 comentarios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s