Cuentos/metáforas y fábulas·Motivación

La recompesa desmotivadora.

Un hombre mayor vivía sólo en las afueras de un pueblo. Estaba considerado un excéntrico. A los chavales del pueblo les gustaba reunirse ante la puerta de su casa cada día, para lanzarle insultos y pisotear las flores de su jardín.

“No gritáis  suficientemente fuerte ni sois sois suficientemente groseros”, les dijo un día. “Mañana os daré un euro a cada uno si gritáis tan fuerte  como podáis  los peores insultos que se os ocurran”.

Los niños se mostraron encantados. Al día siguiente llegaron pronto y profirieron a grito pelado sus peores insultos. El hombre salió por la puerta y les dijo, satisfecho: “No está mal. Volved a repetirlo mañana y os daré 50 céntimos a cada uno”.

Los muchachos pensaron que seguía siendo un trato interesante, por lo que, al día siguiente, volvieron puntualmente con sus insultos. Otra vez salió el hombre, quien esta vez les dijo: “Excelente. Volved mañana si queréis, pero sólo podré daros 5 centimos a cada uno”. “

¿Sólo 5 céntimos?”, exclamaron. “¡Ni hablar!”.

Jamás volvieron a molestarle. Tal vez fuera un excéntrico, pero, sin duda, aquel hombre no era ningún tonto.

 Hasta aquí este cuento que sólo pretende hacer ver que ofrecerle a alguien como recompensa algo que no valora, difícilmente podrá motivarle. Una recompensa no tiene más valor que el que el posible receptor piense que tiene. Es curioso, pero no suele suceder que los jefes se tomen la molestia de averiguar qué es lo que valora cada cual.

Así les/nos luce el pelo: Si no sabemos que valoran los demas, no sabemos que les motiva.

6 comentarios sobre “La recompesa desmotivadora.

  1. Muy bueno.
    Es cierto que la motivación por medio de la recompensa necesita apoyarse en una labor de investigación. En caso contrario lo único que se puede ofrecen es algo más o menos estándar, tipo a una categoría o un cambio de nivel.
    Cuando pueden ser mucho más efectivas otras acciones.
    Saludos

  2. Ekaizen,
    gracias por la visita y por participar con tu comentario.

    Estoy convencido que la motivación será mayor si cambiamos la manera en que tratamos a las personas más que si intentamos crear grandes teorías retrubutivas.

    Un saludo

  3. A veces no es necesario acudir a la violencia para acabar con la violencia, hay muchas maneras de reprochar o decir que algo esta mal, busca siempre la via de la paz y todos estaremos felices

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s