Compromiso·Cuentos/metáforas y fábulas·Trabajo en equipo

Compromiso: ¿De que parte estoy?

Dice Juan Mateo en su libro “Cuentos que mi jefe nunca me conto” que una de las premisas para trabajar en equipo es tener la sensatez de admitir que no hay nadie perfecto y la vocación de servicio.
No se puede trabajar en equipo si no empezamos por admitir que nosotros estamos al servicio de ese equipo y no el equipo a nuestro servicio (No preguntes que puede hacer el equipo por ti si no que puedes hacer tu por el equipo).
El gran problema es encontrar gente comprometidas con estas premisas porque si que es cierta la disposición de todos a recoger los beneficios de trabajar en equipo, pero muy poca gente está en condiciones de comprometerse. Sólo se está comprometido con un equipo cuando ese compromiso significa que se puede perder algo: parte de tu libertad, parte de tu protagonismo, etc.
En cualquier caso, cuando se habla de compromiso parece que sólo hay dos posturas: Con el equipo o contra el equipo, las medias tintas no valen.

Cuando los tanques de Hitler cruzaron la frontera de Polonia sin ningún impedimento, una anciana polaca salió a su encuentro furiosa y amenazándoles con un palo. Un vecino al verla así le reprendió: -Es absurdo lo que haces. ¿No ves que no sirve de nada?. -Si sirve- contestó la anciana muy segura-. ¡ Sirve para dejarles bien claro de parte de qué estoy !.

3 comentarios sobre “Compromiso: ¿De que parte estoy?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s