General

En mi último sueño, ¿estarán recuerdos profesionales?.

Hace unas semanas pegaba un post titulado “Te compro una hora” donde queria reflejar la importancia de conciliar la vida profesional y la vida familiar.

Muchas veces es  difícil diferenciar a una persona que disfruta con su empleo, que se implica con un compromiso admirable y lo hace de manera competente, de otra que está prestando demasiada atención a su profesión, dejando a un lado las demás facetas de su vida, mermando su salud y la de su entorno sin que ella misma lo perciba como se afirmaba hace unos meses en un artículo de  la revista CONSUMER.

Para que la dedicación no se convierta en adicción hay una serie de consejos que se suelen dar:

  • Aprender a delegar.
  • Saber decir “no”.
  • Proponerse metas profesionales realistas a corto, medio y largo plazo.
  • Delimitar tareas para que el trabajo se pueda hacer en el horario laboral.

Pero hay otras acciones importantes que relacionan esta necesaria desconexión entre lo personal y lo laboral, como recuperar actividades de nuestro tiempo libre que se han dejado de lado o reforzar los vínculos personales y familiares para desear disponer de tiempo libre y estar con las personas importantes del entorno.

Por que “al final de los finales” cuando pasa la mítica película de nuestra vida por delante, que es lo que recordaremos: Esos días interminables trabajando hasta las 11 de la noche o cuando nuestra hija dijo papa.

Vamos con la parte más flosófica del post, os dejo la vida en 50 segundos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s