Creatividad·Innovación·Liderazgo

¿Por qué es mejor no rechazar ideas malas?

Muchas veces pensamos que el nivel de respuesta que le damos a nuestros colaboradores es muy importante para que sigan generando buenas ideas, y lo es, pero también es importante el nivel de respuesta que le damos a las malas ideas.

Lo habitual es rechazar las malas ideas (algunas veces incluso con cierta ironía). Es este rechazo sistemático e indiscriminado de las malas ideas lo que hará que nuestros colaboradores acaben frenando sus esfuerzos creativos y por lo tanto se dejen de presentar nuevas ideas.

Es cierto que no estamos para muchos experimentos pero hay que compatibilizar el dar pasos seguros con el riesgo que significa fomentar un ambiente de creatividad donde se premien las buenas ideas pero también se reconozcan y recompensen las malas ideas.

Como dice Scott Thorpe, las empresas necesitan soluciones, no mártires y para que nuestros colaboradores tengan confianza en sus planteamientos, no se les puede relegar simplemente por que muchas de las soluciones que aportan no son buenas ya que basta que una idea de las que se presentan sea buena para que añada valor al negocio y genere beneficios a la compañía.

Un cambio en la gestión de las malas ideas es la propuesta de S. Thorpe.

Por un lado reconozcamos a quíen defiende una nueva idea y aunque se decida no continuar con ella hay que animarle para que siga presentando nuevas ideas y con plamnteamientos amplios, sin limitarse.

Pero la vuelta de tuerca es conservar las ideas rechazadas y asignar un “abogado” de la idea para que sobre ella se puedan continuar buscando oportunidades.

Con algo tan sencillo, seguimos fomentando la creatividad, que se sigan generando ideas y dejamos un mensaje claro y es que todas las ideas son valoradas, incluso aquellas que son descartadas en un principio, tienen una segunda oportunidad.

Un saludo.

4 comentarios sobre “¿Por qué es mejor no rechazar ideas malas?

  1. Y posiblemente surjan por parte de personajes significativos malas ideas que den lugar a resultados negativos; y buenas ideas que surjan de de personas que no tienen relevancia en la organización pero que seguro que darían buenos resultados.

    Un saludo.

  2. Nacho,
    gracias por pasarte y aportar.
    Cuanta razón tienes, nos dejamos llevar muchas veces por los prejuicios haciendo caso a ideas de personas con experiencia (que no tienen por que ser buenas necesariamente) y relegamos la idea de otra persona que sin ser un peso pesado del equipo nos puede aportar buenas soluciones.
    Mente abierta para generar ideas y para gestionarlas.

    Un saludo.

  3. Muy buen consejo… a día de hoy nunca he rechazado una idea que pareciese mala, sin haberle dado alguna oportunidad y haber pensado sobre ella. Y cuando la he rechazado definitivamente, ha sido argumentando con la persona que me la había presentado.

    Así nunca sentirán que se menosprecian sus ideas porque sean suyas y no de otros.

  4. Manuel,
    gracias por la visita y comentar.
    Algunas ideas que en principio no parecen que van a tener continuación pero después de un tiempo macerando se le puede ver de otra manera.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s