Cuentos/metáforas y fábulas·Liderazgo

La confianza o “si tu me dices ven, lo dejo todo”.

Viene el verano, las vacaciones y el calor que nos hace bajar un poco la productividad pero me gustaría aprovechar esta temporada para recuperar algún post interesante de los que publiqué en  “Habilidades directivas”.

Hablando de confianza recorde  lo que leí en su momento de  Albert Jovell cuando decía que más del 60% de los trabajadores no confía en su jefe directo, dato preocupante si consideramos que adaptarse al CAMBIO, la COMUNICACIÓN, el COMPROMISO y la CONFIANZA son lo que diferencian a un equipo de trabajo de un equipo ganador.

Todos conocemos empresas donde sus directivos se enorgullecen de contar con un gran equipo y cuando metes un poco el dedo te das cuenta que la comunicación no es fluida con lo cual no se comparten  todas las ideas, ni los problemas ni tan siquiera estan instaurados  procesos de trabajos comunes porque no hay confianza entre el ”equipo” o entre las personas de ese “equipo” y dirección.

Como va todo unido, la falta de confianza mina el compromiso y las personas dejan de tomar decisiones, se vuelven incongruentes, etc. Han perdido esa fuerza que estimula y entusiasma: Es el fin del equipo y un grave problema para la empresa.

Es responsabilidad del líder crear un clima de compromiso, comunicación y confianza con acciones encaminadas a servir de apoyo a su equipo, estando  cercano a su gente, escuchándola y siendo honesto. Estas son las bases que fomentan la confianza y que como afirma Jovell, hace que las empresas sean más productivas.

Lo que debemos de tener claro es que la confianza no nace fuera, nace en nosotros mismos cuando estamos convencidos de nuestras aptitudes y de como afrontamos nuestras acciones diarias. Como todo, lo primero es confiar en nosotros mismos, sino partimos de aquí es imposible creer que los demás confian en nosotros.

Como hemos afirmado antes, la confianza nace en nuestro interior pero las relaciones que mantenemos y las respuestas que optenemos en ellas son responsables de su crecimiento y desarrollo como refleja la revista Consumer, nuestra responsabilidad, afirma esta misma revista, es “seleccionar, cuidar y mimar a las personas” que forman nuestro equipo  y, en la medida de lo posible, evitar a las que minan nuestra confianza por que estarán minando nuestra autoestima. Un equipo sin confianza y sin autoestima nunca podra llegar a posiciones de éxito, posiciones que se logran sólo con la fuerza que genera la unión que produce esa confianza.

La confianza hay que saber administrarla e implica reciprocidad. No pidas o exijas confianza a tu equipo o a tu jefe si tu no muestras confianza en los demás.

Dice la Wikipedia que cuando se pierde la confianza es por agotamiento emocional, con lo cual, volver a recuperarla es muy complicado y si eso sucede no estoy seguro de que no queden seguro de que no queden secuelas. Esto me recuerda el cuento del hijo del ferretero de Yoriento…:

Su padre le dio una bolsa de clavos y le dijo que cada vez que perdiera la paciencia debía de clavar un clavo detrás de la puerta. El primer día, el muchacho clavó 37 clavos detrás de la puerta. Las semanas que siguieron, a medida que él aprendía a controlar su genio, clavaba cada vez menos clavos detrás de la puerta y descubrió que era más fácil controlar su genio que clavar clavos detrás de la puerta. Llegó el día en que pudo controlar su carácter durante todo el día. Después de informar a su padre, éste le sugirió que retirara un clavo cada día que lograra controlar su carácter. Los días pasaron y el joven pudo finalmente anunciar a su padre que no quedaban más clavos que retirar de la puerta. Su padre lo tomó de la mano y lo llevó hasta la puerta. Le dijo: “Has trabajado duro, hijo mío, pero mira todos esos agujeros en la puerta, nunca más será la misma. Cada vez que tú pierdes la paciencia dejas cicatrices exactamente como las que aquí ves.”

En su post era utilizado para hablar sobre el castigo pero cuando alguien te dice que ha perdido la confianza en tí ¿no es un metodo para castigarte por que entiende que no has sido honesto?.

¿Confiaís en vosotros? y ¿en vuestro jefe o equipo?, ¿que nos hace desconfiar de alguien que trabaja con nosotros?, ¿qué haceís para crear un clima de confianza en vuestro entorno laboral?, ¿Puede haber compromiso con la empresa sin confianza?. Si alguien que ha perdido vuestra confianza ¿la puede recuperar’, ¿quedan secuelas como en la puerta del hijo del ferretero?.

Un saludo

6 comentarios sobre “La confianza o “si tu me dices ven, lo dejo todo”.

  1. Hola!; nos gustó mucho el post y en general el blog. El tema de la confianza es el primer elemento en la construcción de cualquier relación humana laboral o de cualquier índole.
    Hay que pensar mucho en ello, e identificar situaciones donde se alimenta o resquebraja pues el éxito depende de como esté funcionanado.
    felicitaciones.

  2. Teresa,
    muchas gracias por tu visita y por tus palabras.
    Generar confianza generalmente es lento y trabajoso pero da muy buenos resultados.
    De esa confianza se nutre la motivación, la asertividad, el trabajo en equipo, etc.

  3. Creo que esta es la mejor entrada que he leído por aquí, al menos que recuerde ahora mismo.

    La confianza es imprescindible en el trabajo, uno tiene que confiar en quienes tiene por arriba y dirigen sus pasos, confiar en aquellos con los que trabaja y sobre todo confiar en aquellos en quien delega.

    En mi caso es curioso, porque confío plenamente en las personas con las que trabajo codo con codo, en aquellos en los que he delegado (y me han demostrado con creces ser valedores de esa confianza), e incluso en jefes superiores, aunque no en algún responsable directo.

    Y sobre volver a conceder confianza, creo que es algo necesario. Todos somos personas y por tanto susceptibles de equivocarnos, si retiramos inmediatamente la confianza a una persona porque cometa un error, estamos enturbiando esa relación y generando un mal clima, lo que terminará generando mayor malestar.
    Debemos ser más tolerantes con los fallos y saber dar 2ª y 3ª oportunidades a las personas.

    Un saludo.

  4. Manuel, gracias por comentar y por tus palabras.
    La confianza es una parte clave de la delegación de tareas, decisiones, etc en el trabajo.
    Hay quien habla de que delega pero sigue ejerciendo un control brutal sobre todo, es decir no se apuesta realmente por que otra persona pueda tomar decisiones acertadas y esa actitud transciende, se nota, crea malestar, genera desconfianza.
    ¿La confianza debe ser recíproca para hablar realmente de confianza, qué me dices?.

  5. Me gustó mucho lo expresado y creo que la confianza es la base para la construccion de un compromiso largo y verdadero. Como jefes estar seguros que estemos o no presentes, las cosas se haran como se estableció. Como empleados sentirse respaldados y como opina Manuel, saber que uno puede cometer errores (tambien cometen errores los jefes!). Tener presente no sabe, no puede o no quiere.
    Coincido que es un proceso largo y delicado, se puede perder todo lo construido con un hecho que muestre injusticia o traicion. Saludos. Carlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s